Entrevista a Eduardo Martínez Rico sobre “La Guerra de las Galaxias”

Por Marina Casado, periodista y Doctora en Literatura

 

La épica, que exalta las virtudes de un pueblo y las hazañas de héroes y caballeros, constituye un género muy antiguo que encuentra su origen en las célebres epopeyas de Homero: La Ilíada y La Odisea. Continuó en la Edad Media con los cantares de gesta –en España, la obra más conocida de este período es el Cantar de Mío Cid– y, más adelante, enlazó con los romances y las novelas de caballerías, perviviendo en siglos posteriores –es destacable el poema épico Martín Fierro escrito por José Hernández en el siglo XIX.

No resulta descabellado afirmar que la épica entró también en el siglo XX e incluso sobrevive en el XXI, pudiendo citar una saga tan paradigmática del género como es El Señor de los Anillos, escrita por J. R. R. Tolkien, que revitalizó la fantasía épica desde mediados del siglo XX.

El género supo adaptarse a los nuevos tiempos concluyendo la década de los setenta: tiempos en los que el gran reto de la humanidad era expandirse fuera de nuestro planeta. Así nació la saga de películas de La Guerra de las Galaxias (Star Wars), escritas y dirigidas por George Lucas, compuesta, por ahora, de siete episodios, el último de los cuales fue estrenado en 2016.

Eduardo Martínez Rico, escritor y Doctor en Literatura Española, es autor del ensayo La Guerra de las Galaxias. El mito renovado, publicado por Alberto Santos en 2008 y ampliado en una nueva edición en 2016. Es, sin duda, un especialista en la saga.

9788415238911

P: ¿Qué rasgos propios de la épica posee, en tu opinión, la saga de Star Wars?
R: Se puede decir que La guerra de las galaxias también recoge y narra las hazañas de unos héroes y de un pueblo entero –en este caso la República que lucha contra el Imperio por restablecer un orden democrático en la galaxia, ya en los episodios IV, V y VI-. En ese sentido es épica, por supuesto, una épica moderna que toma el cine como instrumento y vehículo de narración. Pero seguramente más que épica la saga es mítica, en el sentido de que, en mi opinión, va más allá de la épica. Los orígenes de la historia que cuenta se mueven en la nebulosa, en el illo tempore de los grandes relatos, en el “aquel tiempo…” en el que se narra por ejemplo alguno de los Evangelios. Todo sucedió hace mucho tiempo, “en una galaxia muy, muy lejana”, es el “érase una vez” de los cuentos de hadas, la máxima indeterminación, un pasado mítico.

P:¿Cómo es el universo descrito en la saga?
R: El universo en la saga, para nosotros, es mágico, creativo, multiforme, deudor de muchas influencias. Lucas le dedicó mucho tiempo a la escritura de La guerra de las galaxias, y de la realización de las películas en general, tanto, en mi opinión, que acabó cansado de ellas, algo muy comprensible y respetable. El universo de la saga recoge muchas inspiraciones de nuestro mundo, no inventa nada y lo inventa todo al mismo tiempo, lo trasciende, lo impulsa. Efectivamente, podrían existir estos mundos que narra, pues todo lo reconocemos, en el fondo, como algo propio, porque en el fondo viene de nuestra realidad, y sobre todo del territorio de nuestros sueños. Me gusta citar una frase de Joseph Campbell, el experto mitólogo que tan importante fue en la creación de La guerra de las galaxias: el mito es el sueño despersonalizado y el sueño es el mito personalizado. La guerra de las galaxias es un sueño despersonalizado, un sueño que podemos soñar todos, que nos pertenece a todos. Es “el mito renovado”, como dijo Campbell al ver la primera de las películas, el que luego sería episodio IV.

P: ¿Dónde queda el planeta Tierra?
R: El planeta Tierra es la referencia de todo este universo. Es el punto de partida. La guerra de las galaxias, su mundo, su Universo… está creado a partir de elementos de nuestro propio mundo. Ahí Lucas mostró su enorme creatividad, pero también su gran esfuerzo, pues es una historia muy documentada. Lucas dedicaba unas cuatro horas todas las mañanas a escribirla, y por las tardes a documentarse, sobre mitos, cuentos de hadas, ciencia-ficción. Sabía que debía alimentar su inspiración en la dirección que él deseaba. Y no olvidemos que luego el guión sufrió muchas modificaciones. La saga responde a un gran trabajo, y no sólo individual, un esfuerzo colectivo.

P: ¿Cómo es contemplada la mujer en la saga?
R: Yo creo que es contemplada con una gran admiración y al mismo tiempo retratando a una mujer muy moderna, como lo puede ser Leia o Padme Amidala. Son mujeres muy inteligentes, políticas, trabajadoras, comprometidas, luchadoras, etc. A Lucas, al principio, le criticaron haber incluido a pocas mujeres, aunque muy destacadas, añado yo. Luego, con el correr del tiempo y de las películas, se incluyeron más mujeres. Lucas quería heroínas para sus películas, pero heroínas modernas. Son diferentes a los héroes masculinos, pero no les van a la zaga en ningún aspecto; es más, en algunos los superan. O simplemente son distintas, creíbles, verosímiles, a mi modo de ver, en la línea de una mujer moderna, trabajadora, con carácter, luchadora. Así son, desde luego, Padme, reina de Naboo y luego diplomática, y Leia Organa, princesa de Alderaan y diplomática también. Son mujeres con grandes misiones, admiradas y respetadas. Mujeres fuertes.

P: En tu ensayo estableces, además, una conexión con los cuentos de hadas. ¿Puedes profundizar en ello?
R: George Lucas se dio cuenta de que había una generación de niños –en la que yo me encontraba- que estaban creciendo sin cuentos de hadas. Entonces decidió hacer un cuento de hadas moderno. Ya el epígrafe del principio, “Hace mucho tiempo, en una galaxia, muy lejana…” remite a los cuentos de hadas, al “Érase una vez…” Lucas creó una historia que pudiera enseñar algo a los niños, como esos cuentos de hadas, incluso en su dureza, pues esas historias, en su origen, podían ser duras. De todos modos es difícil deslindar las influencias en una saga como La guerra de las galaxias que tiene tantos elementos y tan bien asimilados: los mitos, los samuráis, los space operas, la ciencia-ficción, los westerns y tantos otros…. Lucas se sirvió de su propia cultura, y de otra que pudo leer y asimilar en la documentación, para crear una historia enormemente original y sugestiva. El cuento de hadas se mezcla con el mito y con otros elementos para trascender en algo nuevo y maravilloso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s