Ciencia y misterio

Por J. A. CALLE GUGLIERI

La elección del título se debe a recordar que Edward Witten, profesor de Física de Estudios Avanzados de Princeton, N.J., al referirse a una de las teorías más avanzadas de la Física actual, la conocida como M theory, señalaba que la M podía interpretarse, según el gusto de cada cual, como magia, misterio o matriz. Conviene señalar que Witten es uno de los físicos actuales más destacados por sus contribuciones a la Física de partículas y a la teoría de cuerdas (string theory) y ha recibido el galardón más importante en Matemáticas, Fields Medal.

¿Y por qué destacar la palabra misterio? Porque la Ciencia y Tecnología parece, a veces, olvidar que en el estado actual de conocimientos puede ser imprudente prometer avances espectaculares que pueden ser equívocos o irreales.

Voy a referirme a tres grandes proyectos ya citados por mí en esta revista. Tanto el Brain Project, promocionado y aprobado en Estados Unidos, como el Human Brain Project, impulsado y en marcha en Europa, prometen a su finalización, años veinte del presente siglo, simular un cerebro humano. A estos dos proyectos habría que añadir todo un plan, el promovido por Ray Kurzweil, a realizar en la Singularity University en Silicon Valley, con la promesa de poder alargar la vida humana hasta 500 años en una primera fase, y hasta 1000 en una segunda, llegando a pensarse en la inmortalidad. Para lograr esta revolución Kurzweil también confía en poder reproducir un cerebro, que se iría descargando informáticamente en sucesivos avatares.

mente

Lo que tienen en común estos tres proyectos es poder simular un cerebro humano. Innumerables científicos han reconocido que el sistema más complicado y complejo que se conoce es el cerebro. Por eso no vamos a insistir en este punto. Lo que sí vamos a recordar es la opinión de algunos sobre los aspectos más difíciles y discutidos.

Roger Penrose, Catedrático Emérito de Matemáticas de Oxford, dice que el gran reto de la Física es explicar cómo funciona la conciencia (consciousness, para evitar equívocos). Sin entrar en la naturaleza de este término, Penrose afirma que la Matemática actual no puede abordar la complejidad del cerebro. Es más, extiende esta dificultad al concepto de realidad. Por eso en su tratado matemático The Road to Reality también hace énfasis en que actualmente solo podemos tender a conocer la realidad. Para el lector no especializado recordaremos que Penrose es el matemático de apoyo de Stephen Hawking, uno de los más famosos físicos, especializado en Cosmología y profesor en Cambridge.

Para el filósofo es fácil advertir que todo lo que estamos comentando entra en el Transhumanismo y Posthumanismo, a los cuales también hemos hecho alusión en esta revista. Por eso venimos insistiendo en que las Humanidades tendrían que intervenir y participar en estas grandes empresas.

Un punto fundamental a discutir en estos proyectos es cómo abordar los planes desde el principio. Nos referimos a si conviene ir de lo más complejo a lo más elemental y simple (top-down, según los anglosajones), o bien en el sentido inverso (botton-up). En los dos proyectos que hemos mencionado primero, el enfoque botton-up es el elegido. Por eso el interés se centra en simular las redes neuronales y sus interconexiones para, mediante integraciones sucesivas, poder llegar a simular la totalidad del cerebro. Es pasar del silicio o de una síntesis silicio-materia orgánica, a una realidad global orgánica. En este planteamiento no se hace énfasis en la biología molecular.

El planteamiento de Kurzweil parece que puede ser top-down, dada la forma de su planteamiento (ir sustituyendo gradualmente partes del cerebro por componentes de silicio o de silicio-material orgánico). También parece apoyar nuestra opinión lo que Kurzweil expone en su libro How to create a Mind, con el subtítulo «The secret of human thought revealed». En este libro puede verse como Kurzweil le pierde el miedo a la problemática mente-cerebro y, por consiguiente, a lo que ello puede significar como, por ejemplo, el concepto de consciousness, a que se refiere Penrose. En el libro de Kurzweil puede leerse cómo la mente se equipara a un ordenador.

También para el lector no familiarizado con la obra de Kurzweil, conviene decir que se trata de uno de los mayores expertos en Inteligencia Artificial, tanto a nivel teórico como práctico, ostentando un gran número de patentes espectaculares y habiendo recibido grandes reconocimientos gubernamentales en E.E.U.U. Además es el director científico-técnico de la Singularity University y rector conjunto y cofundador de la misma, expresamente apoyada y financiada por el conjunto de empresas Google, Apple, Facebook, Amazon. Uno de los científicos que más apoyó a Kurzweil fue Minsky, uno de los padres de la Inteligencia Artificial, recientemente fallecido.

En conclusión, hay en marcha tres gigantescos proyectos internacionales con una dificultad común: simular lo que no se conoce actualmente. Todo un gran misterio y reto para los estudiosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s